Organizacion Sathya Sai de la Republica Dominicana

Click here to edit subtitle

Temas

Maravilloso milagro de bilocacion en India

Posted by rolando on 2 Ee agosto Ee 2012 a las 22:10

1a. parte - La divina obra teatral en Ooty y Chennai

8 de julio de 2012

El director de ladivina obra teatral le da un nuevo sentido al refrán "la verdad es másextraña que la ficción"

El elenco:

- Señora Yashoda -Miembro importante y funcionaria del Centro Sathya Sai de Coonor, Ooty

- Sri KrishnamoorthyVenkataraman (Krish) - ex alumno del  Instituto Sri Sathya Sai de Enseñanza       Superior - Administración deEmpresas, años 1988-90.

- Sri Balasubramanian- Presidente del distrito Chennai sur.

- Dr. Ramu -Presidente del distrito de Nilgiris

- Sri Pattabhiram - Voluntario de la sala de oración en Sundaram (sede de la Organización de Sathya Sai del estado de Tamil Nadu, en Chennai).

- Sri Palani -voluntario y portador de las llaves de Sundaram.

- Conductor de camión

- Actor invitado:Bhagawan Sri Sathya Sai Baba.

- Director, Productory Guionista - Bhagawan Sri Sathya Sai Baba.

Son las  5 de la mañana del 8 de julio de 2012. Coonoor, municipialidad del distrito Nilgris, en el estado de Tamil Nadu (India), aún no ha despertado al día. Siendo el segundo lugar de turismo de montaña en los montes Nilgiris, aloja cierto número de turistas además de los residentes. El silencio de las primeras horas de la mañana es quebrado por el rugido de un camión que acaba de llegar al pueblo. El conductor del camión estaciona el camión cerca del Centro Sathya Sai  y desenvaina su teléfono celular. Marca un número.

Yashoda:         Sairam..

Conductor:    ¡Hola señora! Le habla el conductor ...

Yashoda:        ¡Conductor? Yo no he llamado ningún taxi …

Conductor:     No señora … Soy el conductor del camión de Coimbatore. He traído todas las baldosas que usted ordenó. Pero no hay nadie aquí para recibirlas. ¿Qué debo hacer?

Yashoda:         Pero me dijeron que las baldosas deberían llegar después de las 6 am. Es demasiado temprano y oscuro. El edificio está cerrado con llave y las llaves las tengo yo.

Conductor:    ¿Podría venir,señora, a recibirme las baldosas?

Yashoda:         Sería difícil para mí para descargar las baldosas. Incluso si usted me ayudara, necesitaremos a alguien más para completar la tarea. Yo podría contactar a los jóvenes Sai.  Ellos vendrían  a ayudar. Sin embargo, usted debe esperar un buen rato.

Conductor:     Está bien señora.Eperaré.

Yashoda:         Para cuando llegue la ayuda podrían ser las 6 am. Nadie aquí esperaba que usted llegara tan rápido. (Corta la llamada).

La Sra. Yashoda comienza su rutina matutina y se está preparando. Mientras tanto, el conductor del camión estaciona el camión a un lado y se acomoda, probablemente preguntándose cómo pasar el tiempo. Luego de unos minutos, se sube a su camión y decide esperar allí. Al poco rato, ya casi se está durmiendo, y es despertado. Es el Sr. Krishnamoorthy Venkataraman (Krish).

Krish:              Sairam …

Conductor:    Eh ... Hola! ...

Krish:            ¿Así que tiene todas las baldosas? He venido para ayudarle a bajarlas.

Conductor:   ¿Y usted quién es?

Krish:             ¿No le comentó Yashoda que se pondría en contacto con los jóvenes? Soy un devoto Sai de Chennai. Pensé que podría ayudar.

Conductor:   Bueno. ¿Abro el camión?

Krish:             Haga eso mientras yo abro la puerta del local …

 

Krish y el conductor del camión  descargan los baldosas al edificio del Centro Sai. Se trata de una media hora de duro trabajo, pero está terminado antes de las 6 am.  El conductor del camión está feliz, y también Krish. Pero Krish tiene que marcharse. Por lo que le dice al conductor del camión:

Krish:           ¿Podría hacerme un favor? Yo estoy apurado ahora, debo regresar a Chennai. ¿Podría esperar 10 minutos más para que alguien venga? Yashoda estará aquí. Por favor quédese con las llaves para entregárselas a ella antes de irse.

Conductor:  Seguro, señor.Tomaré un te y esperaré.

Con esto Krish se retira.

Al mismo tiempo, hay caos en casa de Yashoda. El manojo de llaves del edificio del Centro Sai está ausente de su lugar habitual.  Ella ha revuelto toda la casa pero no las ha encontrado.  Ella decide ir al conductor del camión y hacer que las baldosas sean  descargadas en una habitación adyacente, para que él pueda regresar a Coimbatore, que está a unos 70 kilómetros de distancia. Ella llega al Centro Sai poco después de las 6am.

Conductor:      ¡Señora! Qué bueno que haya venido a tiempo. Aquí están las llaves. Ahora debo partir.

Yashoda:          ¡Eh! Espere un momento …. ¿Cómo obtuvo usted estas llaves? ¿No hay que bajar las baldosas?¿Qué pasa?

Conductor:      Señora, vino la persona que usted envió, y con él bajamos todas las baldosas y las pusimos en el edificio. Él me solicitó que la esperara para entregarle las llaves.

Yashoda:         ¡Espere un minuto!  Yo nunca envié a nadie para acá. No entiendo a qué se refiere usted. ¿Pero quién era esa persona?

Conductor:     Él no me dijo su nombre. Pero vestía camisa blanca y pantalones blancos. Tenía un punto de kumkum en la frente. Dijo ser de Chennai, y que debía apresurarse a regresar.

En un ataque de inspiración, Yashoda corrió a buscar fotografías de la reciente inauguración de Sai Kailash, un Centro Sathya Sai de Ooty. Muchos miembros de los Centros Sai de Chennai también habían asistido a ese acto. Pensaba que el conductor podía  identificar a la persona en las fotografías. Ella quería saber quién era, para llamarle y darle las gracias.

El conductor del camión revisó con paciencia las fotografías y después de unos 10 minutos,encontró al hombre que le había ayudado a bajar las baldosas al edificio. Era Sri Krishnamoorthy Venkataraman (Krish). Yashoda sabía que Krish era ex alumno del Instituto Sri Sathya Sai de Enseñanza Superior. Con ello, el conductor se despidió y se marchó.

En el momento en que él se marchaba,  se hizo la luz en la mente de Yashoda, como una poderosa marea -

Krish  iba aasistir a un programa de Balvikas en Chinthadripet, Chennai. Este programa estaba programado para el 8 de julio, como parte de las celebraciones del aniversario del Centro Sai. ¿Tal vez él había cancelado su asistencia? Si no,¿cómo podría estar aquí en Coonoor, a 523 kilómetros de Chennai?

A pesar de que eran sólo las 6:30 am, ella decidió llamar al Dr. Ramu - el presidente del distrito.

Ramu:          Sairam Yashoda.

Yashoda:     Sairam señor. Espero no estarle molestando desde muy temprano por la mañana.

Ramu:          No en realidad. Cuénteme ¿qué pasa?

 

Yashoda explica lo sucedido en el día. También le comenta sus dudas - Krish iba a asistir a un acto en Chennai. ¿Qué hacía en Coonor?

El Dr. Ramu contacta inmediatamente a Krish, ¡quien le confirma que está efectivamente en Chinthadripet!!!

¡El Dr. Ramu se queda atónito! Igualmente se queda Yashoda y todos los que escuchan acerca del episodio. En un momento dado, Yashoda simplemente entiende todo. ¡Su amado Swami ha hecho una aparición como actor invitado en esta obra! Krish mismo está simplemente embelesado.

Como todos quedaron emocionados con este lila, nadie imaginó una segunda aparición del Señor como artista invitado.

 

2a. parte - El relato continúa ....

En la era de Dwapara,el Señor había orquesado un hermoso lila entre la Madre Yashoda y el pequeño Krishna.  Y aquí se estaba poniendo en escena un lila ¡con la participación de Yashoda yKrish!

8:30 am, Programa Cultural en Chintadripet

Los festajos por el aniversario del Centro Sai están a pleno. Los ex alumnos de Bal Vikas se ha prestado para organizarlo, y el programa es muy bien recibido. Hay discursos a cargo del Presidente de las Organizaciones Sathya Sai del Distrito Chennai Sur,  Sri Balasubramanian y el ex alumno del Instituto, Krishnamoorthy Venkataraman -¡nuestro Krish!   No hace falta aclarar que Krish sabla sobre el maravilloso milagro ocurrido un par de horas antes. Él está abrumado, y susensación de asombro y gratitud hacia Swami enseguida se contagia a toda la concurrencia. Todos están emocionados con la gracia que Swami ha derramado, y la manera en que ha mostrado Su presencia. 

Krish todavía no saledel agradable choque que ha recibido. Se siente muy humilde por el hecho de que por razones que escapan a la razón, Swami haya elegido su forma para mostrar Su presencia en Coonoor. En un instante, toma una decisión.

Krish:               Debo ir a Sundaram yofrendar mis reverencias a mi Swami.

Organizador:  Sairam señor. Antes de irse, por favor sírvase algo de prasadam.

Krish:                Bueno, de acuerdo.Me iré después de comer el prasadam.

Organizador:   Hay nuestro tradicional arroz al sambar (un tipo de sopa hecha con tamarindo y arveja tropical, popular en el sur de India), y curry de papas.

Krish:                muy bien, como usteddiga.

Después de comer bien en compañía de Sri Balasubramanian, Krish parte hacia Sundaram.  Entra al edificio y se dirige directamente al templo Sundereshwara - que aloja al lingam especial (representación del Señor Shiva) que era el centro de adoración durante el Ati Rudra Mahayajna efectuado en la presencia física de Swami, en Chennai (enero de 2007). Ofrendando sus reverencias y gratitud a Swami, luego Krish se va caminando desde el templo a la mini Sala de Oración, pasando por la librería. Allí lo llama el voluntario a cargo, Sri Pattabhiraman.

Pattabhi:          Sairam hermano.¿Estás de vuelta?

Krish:               Sairam ... ¿Devuelta? ¿Qué quieres decir?

Pattabi:            Allá está el hermano Palani. Me encontré con él hace 10 minutos, después de que tú te fueras. Él tiene las llaves.

Ahora Krish está desconcertado. Pero la referencia a las "llaves" despierta fuertemente su atención.

Krish:             Hermano, ¿qué llaves son esas que tiene Palani?

Pattabhi:       ¡Bueno! Por alguna razón parece que te has olvidado. Hace una hora estuviste aquí pidiendo las llaves de esa habitación (señalando hacia afuera)

Krish:             Pero esa es la habitación de Swami ...

Pattabhi:       Exactamente. Las llaves de esa habitación las tiene Palani, y te dije que se las podías pedir a él. Tú esperaste unos minutos, y te fuiste. Un rato después de que te fueras, hablé con Palani. Ahora los tengo a los dos juntos, y por eso pensé en hacerlos encontrar.

 

Ahora, Krish ha quedado boquiabierto. Hace una hora estaba comiendo alegremente arroz al Sambar y curry de papas, ¡y aquí Pattabhi estaba diciendo que había llegado buscando las llaves de la habitación de Swami!!

Krish:             ¡Pero hace una hora yo ni siquiera estaba en Sundaram! Estaba en Chintadripet.

Pattabhi:       Seguramente estás bromeando. Viniste aquí con la misma camisa blanca y pantalón blanco. También tenías entonces un punto de kumkum en la frente.

Krish:            Me debes estar confundiendo con otro. Estoy seguro de que no estuve aquí.

Pattabhi:     ¿Piensas que estoy senil? Sólo tres personas vinieron hoy a esta mini Sala de Oración. La primera fuiste tú. Después vino Meenakshi Sundaram con su amigo. Eso es. y ahora has venido de nuevo. ¿No sé cómo puedes ser tan olvidadizo!

Para este momento, las lágrimas han comenzado a correr de los ojos de Krish. En un momento, estalla en llanto. Pattabhi no logra entender lo que ocurre. Krish lo mira por un momento y luego le relata la historia.

Krish:         Ves, esta es la segunda vez en el día que ocurre esto ...

Pattabhi:    ¡Oh Swami! ¿Qué puedo decir? Esto simplemente me supera.

Krish:        ¿Sabes? Esta sala deoración es muy especial para mí. En enero de 1986, cuando Swami visitó Madrás (nombre previo de Chennai), Swami me habló aquí, en esta misma sala.

Pattabhi:   ¿Qué te dijo?

Krish:         ¡Me dijo que Dios hace cualquier cosa por la devoción y el amor del devoto!

El Vicepresidente de la Organización Sri Sathya Sai de India, Sri Ramani, luego se entera de todo el relato, y lo comparte con todos los devotos que se habían reunido por la tarde en Sundaram .

 

Apenas completado este artículo, hay una nueva lluvia de dulce vibhuti en mi casa. ¡Ahora mis ojos también están humedos, como lo estuvieron los de Krish!

Aravind Balasubramanya

 

 

Categorías: Ninguna